Frito mallorquín

Preparación

En primer lugar se cortarán como dados muy pequeños el hígado y la sangre a la misma medida.

Cortaremos los ajos y la cebolla, las patatas muy finas y alargadas y las prepararemos para hacerlas fritas.

En una sartén con aceite de oliva procederemos a freír las patatas. Tienen que quedar crujientes por fuera y blandas por dentro. Mientras se van haciendo, pondremos una cazuela de barro al fuego y pondremos aceite de oliva. Freiremos el hígado con una hoja de laurel. Dejaremos que se vaya friendo hasta que empiece a dorarse. Le añadiremos los ajos y removeremos. Añadiremos las cebollas tiernas, algo más de sal y removeremos. Dejaremos que se vaya haciendo lentamente e iremos removiendo de vez en cuando. Le pondremos la sangre y removeremos todo para que la sangre se deshaga. La sangre tiene que quedar deshecha por lo cual iremos ayudando a deshacerla con una cuchara de madera. Le añadiremos las hojas de hinojo.

A continuación montaremos la tapa o el plato: Patatas fritas en un lado y en el centro el frito. También podemos poner las patatas como fondo y el frito por sobre.

Se tiene que comer caliente. Buen provecho.

Ingredientes

1 kg de patatas
Hígado y sangre, de cordero o cerdo
1 manojo de cebollas tiernas
2 guindillas
1/2 kg de pimientos verdes
Ramitas de hinojo
1 cabeza de ajos
2 hojas de laurel